miércoles, 15 de febrero de 2017

PANECILLOS RELLENOS




Hace poco, un compañero del trabajo me pasó esta receta de panecillos rellenos, el se la vio hacer a su madre no hace mucho y me comento que estaban buenísimos, hoy os puedo decir…  que cuanta razón tenía!!!... La receta original lleva sobrasada, pero en casa no gusta mucho y decidí hacerla con chorizo ibérico para mí y mi costillo, mi hija lo quiso con jamón dulce y queso Havarti, la verdad es que están buenos tanto con una cosa como con la otra y creo que poniéndole ingredientes al gusto de cada uno quedaran bien igual, la base de la receta es el panecillo y el huevo, el otro ingrediente creo que se puede decidir a gusto del consumidor. 

INGREDIENTES:

*- Un panecillo por persona

*- Un huevo por persona

*- Sobrasada, chorizo ibérico, jamón dulce y queso (a gusto de cada uno)

*- Un vaso de leche

*- Unas pizca de sal

*- Aceite de oliva para freír los panecillos

PREPARACION:

1- Hacer un agujero del tamaño de la yema de un huevo al panecillo por la parte superior y sacar parte de la miga.

2- Poner los panecillos en una fuente a remojar con el vaso de leche, a la vez ir regándolos con la misma la parte de la corteza ayudándonos con una cuchara. Dejarlos en remojo mientras preparamos el relleno.

3- Picar a trocitos el ingrediente que utilicemos para el relleno, ya sea sobrasada, chorizo, jamón…

4- Ir separando las yemas de los huevos de las claras, con cuidado de no romperlas.

5- Reservar las yemas de una en una y batir las claras todas juntas a punto de nievecon el pellizco de sal.

6- Retirar los bollitos de la leche y poner encima de papel absorbente.

7- Rellenar el fondo los bollitos con el ingrediente que tenemos picadito, seguidamente añadir la yema de huevo y por ultimo hacer una montaña con las claras batidas encima de cada bollito.

8- En una sartén poner el aceite para freír a calentar, y una vez que esté bien caliente ir poniendo los bollitos con cuidado.

9- Se tienen que ir friendo sin darles la vuelta y para que las claras se hagan, hay que ir rociándolos con el aceite bien caliente con una cuchara.

10- Una vez que los veamos un pelín dorados los retiramos y servimos calientes.